GESTIONAR JUNTOS CON VISIÓN DE FUTURO

 

Sin lugar a dudas, demostrar efectivamente que lo que uno hace está basado en un profundo análisis, que tomó en cuenta todas las circunstancias, que ello se hizo en un ámbito de coherencia entre los propósitos de la gestión y los actos realizados y que supuso el mejor de los caminos de acuerdo a la misión de la organización, es lo más difícil de toda administración.


CONSJ

No solamente por la oposición de visiones encontradas, que lógicamente existen entre los miembros de cualquier organismo administrativo en cualquier organización, sino también porque los usuarios finales, aquellos que, de una u otra forma, están involucrados y son afectados por el proceso de gestión en sí, pocas veces están comprometidos en el proceso pero son expertos críticos del mismo.
Por ello es que la gestión ha sido, sigue siendo y será una prioridad de nuestro devenir laboral cotidiano. Porque no es solamente la expresión común, utilizada en todos los ámbitos, de la herencia que recibimos, es entender que todo proceso debe ser analizado desde un punto de partida determinado, ya que, de lo contrario, no se puede apreciar el avance o el retroceso del mismo sin contar con esa cota de referencia.
El análisis, de todas formas, estaría incompleto si no se lo aprecia en sus respectivas partes. Desde el momento de la asunción, lo que se buscó fue proyectar hacia el futuro toda la gestión, de forma tal que atraviese la simple marca del tiempo de una administración, que se constituya en un mínimo de referencia, que pueda servir de trampolín para mayores y mejores desafíos ya que, de hecho, existen y existirán siempre mejores ideas que las propias. Fue esta humildad y propósito de servicio el ideal de nuestra gestión.
En este sentido se circunscriben los proyectos de adecuación del edificio a los requerimientos de atención al matriculado, la necesidad de contar y seguir un plan de procedimientos basados en un manual de funciones, algo que no se había encarado formalmente o había quedado siempre en fase de proyecto, el reconocimiento de la importancia de las delegaciones del interior, plasmado en las inversiones edilicias y el tiempo asignado a la conexión con los delegados, el servicio al matriculado y las ofertas de capacitación, la constante y profusa cantidad de eventos realizados, multiplicando con creces la propuesta disponible para la formación continua del profesional, actuando con celeridad en la defensa del interés del matriculado, tanto en las gestiones ante organismos públicos y privados, como en la cohesión y férrea voluntad de sostener institucionalmente el Consejo, promoviendo el trabajo profesional, mostrándonos al mercado en la mayor exposición que la misma organización asumió desde el inicio de la gestión, haciendo de la transparencia institucional una de sus mayores fortalezas.
Quizás también se comprenda poco, por lo menos para aquellos que no están acostumbrados al trabajo en grandes organizaciones, si no se hace referencia al detalle del paradigma de gestión que se tuvo que vencer desde el momento en que se ingresó. Si una persona realiza la misma tarea, de la misma manera, sin mayor necesidad de explicación, desarrolla, con el tiempo, un hábito que se convierte en costumbre y posteriormente en cultura, lo cual establece una norma, no escrita, de cómo se hacen las cosas.
Este proceso, aunque parezca fácil de reemplazar, constituye una barrera importante a la hora de cambiar la forma en que normalmente se desenvuelven las organizaciones. Ese trabajo, diario, esforzado, en que el empleado debe desaprender para aprender, es lo que muchas veces no se percibe pero que representa un arduo proceso de dedicación que incluye y compromete a todo el personal, tanto técnico como de contacto. Gestionar fue, en definitiva, en este tiempo, un desafío diario, de muchas horas de trabajo, de compromisos, de profundos esfuerzos muchas veces no reconocidos, cuyo propósito final es la visión de un Consejo Profesional que realmente, en su percepción, nuclee al matriculado, en donde se sienta representado, defendido, más allá de la letra de la ley, logrando que entienda que la única forma de hacer que las cosas sean distintas en el futuro es comprometerse con él.
Y el compromiso incluye, siempre, la necesidad de protagonizar, ya que si uno no es protagonista de su promesa es poco probable que tenga la intención de cumplirla. Por eso, más allá de nuestros errores, que seguramente los hemos tenido y seguiremos teniendo, lo que podemos afirmar con total seguridad es que hemos realizado nuestra gestión totalmente comprometidos con ella, basados en la confianza que, sabemos, muchos de nuestros electores habían depositado en nosotros.
Hemos sido fieles a esa confianza y creemos no haberla traicionado en este tiempo, dejando la puerta abierta para que, cualquiera fuere el resultado de la próxima elección, el camino se encuentre iniciado y se continúe. Es por ello que seguimos invitando a todos los matriculados a involucrarse en este proceso de continuidad de la gestión. Para no retroceder después de haber avanzado tanto, para estimular a otros que tienen las mismas ganas que tenemos de conformar un equipo de trabajo que siempre tenga en claro que cuando elegimos nuestra profesión también elegimos la responsabilidad que la acompaña. Seamos capaces de darle continuidad al futuro, construyéndolo en forma conjunta.

Además ...

“SISTEMAS DE CARPINTERÍAS DE ALUMINIO EFICIENTES”

El próximo miércoles 30 de octubre a las 19 horas, en el Salón de los …