Home / Notas / Inundaciones urbanas II. Los grandes efectos indeseados por los pequeños descuidos.

Inundaciones urbanas II. Los grandes efectos indeseados por los pequeños descuidos.

Continuando con nuestra intención de informar acerca de los orígenes y consecuencias de las inundaciones urbanas queremos hacer un ejemplo numérico en cuanto a la importancia de la preservación  las superficies absorbentes (patios y jardines privados, plazas, parques, reservas y paseos públicos).
Primeramente recordamos que en meteorología la precipitación pluvial se mide en instrumentos normalizados llamados “pluviómetros”, estos marcan una altura acumulada en milímetros de columna de agua, cada milímetro de esta marca representa la precipitación de 1 litro/m² en la posición que se recoge el líquido.
Una precipitación intensa es aquella que descarga una buena cantidad de agua en corto tiempo, para nuestra zona podemos dar como ejemplo que una precipitación de 30 mm descargada en 3 hs es una precipitación “intensa”, esto quiere decir que han precipitado desde la atmósfera 30 lts/m² en un tiempo de 3 horas.
Supongamos  un terreno habitual promedio de nuestra ciudad de 10×30 mt, que tenga inicialmente 120 m² de superficie absorvente es muy probable que ess superficie pueda infiltrar todo ese volumen, pero si estuviera ese mismo sector absorvente estuviera  totalmente “pavimentado” con simples mosaicos la absorción sería nula y todo el agua precipitada se vuelca al sistema de desagües pluviales al cordón delante de la fachada de la casa 120m²x 30lts/m²= 3.600 lts evacuados al cordón cuneta en 3 hs; si consideramos que en una cuadra hay 10 frentistas de un lado y 10 del otro y que la mitad de los terrenos no tienen superficies absorventes como este ejemplo en esas mismas 3 hs volcarían a la calle 36.000lts un volumen importantísimo como para que el viejo sistema de red pluvial de la ciudad lo pueda incorporar sin problemas, pensando que solo es el aporte de 1 cuadra normal promedio de nuestra ciudad.
Es por esto que las ciudades que lograron resolver o al menos regular este problema al mismo tiempo que construyen redes prinicpales con mayor capacidad, tratan de presevar las superficies absorventes públicas y privadas, crean reservorios en zonas bajas o no permiten que estas zonas bajas sean rellenadas u ocupadas, promueven soluciones para las construcciones nuevas como el caso de los “jardines de azoteas” (roof garden) que no es nada más que superficies absorventes en las azoteas de edificios que pueden retener una parte del volumen precipitado y evaporarlo enviando solo una porción al sistema pluvial.
Existen muchas posibilidades de comenzar a evitar los efectos no deseados de las copiosas lluvias, desde los más económicos e individuales hasta los más costosos y generales, el peor camino es no hacer absolutamente nada y observar que por decidia se malogran nuestros bienes privados y públicos. El gobierno debe sin dudas conducir en estas cuestiones y trazar políticas de estado en ese apecto, como ejemplo, aquí nomás a pocos kilometros la provincia del Chaco nos brida un muy buen ejemplo con lo relizado para el “plan de Defensa del Gran Resistencia” que se ejecutó por más de 30 años sin que los distintos signos políticos que gobernaron abandonen el rumbo hasta conseguir un buen resultado final.
fuente: Estudio Ingeve

Además ...

Inundaciones urbanas I. Intento de un diagnóstico local.

En lo que va del año 2017, los habitantes de la provincia de Corrientes hemos …